Documento sin título


[Adhesivos reflectantes y artesanales de Pakistán]
Precio: 1.10 €

globetour

Ahora podeis comprar productos únicos y originales de Asia e impresionantes fotos de nuestro viaje.



[Vestido de seda]
Precio: 13.00 €

Quienes somos >> Diario << Diario de Alex Fotos Proyecto Respuestas Videos Cuestionario Itinerario Sponsors Otros viajeros Colabora Contacto
   

 

Diario

Este es el diario de Jan. Si queréis recibir este diario semanalmente por correo electrónico, escribid vuestro mail en el formulario de contacto.

Dia:   
        
Pais:   

‹ Anterior (01/02/2011)  MES   Siguiente (2011-04-02)›                     ‹ Anterior (2011-01-23 - Mexico)  PAIS   Siguiente (2011-03-15 - Mexico)›



Cuba



Habana (ver en mapa)

03/03/2011:
Ivette nos dejó aeropuerto de Cancún por la mañana y poco más tarde nos encontramos con Lidia, a quien finalmente pagamos 15 $ / persona cambio de un billete de avión de ida y vuelta de Cuba, con la condición de cargar cuatro grandes maletas a reventar de ropa (unas 19kg cada una) y entregarlas a una persona que nos esperaría aeropuerto de La Habana. Sospechando del contenido de las maletas las palpé un poco por dentro, tocando algún zapato y varios perfumes entre todo el montón de ropa, y me encomendé a Dios que dentro de las maletas no hubiera droga o algún otro producto ilegal. A continuación cerramos las maletas y las facturamos mientras Lidia nos instruía que en la aduana de Cuba teníamos que manifestar que la ropa era nuestra y que teníamos intención de regalarla. Finalmente nos dirigimos a la puerta de embarque pero el avión, en vez de salir a las 12:30 del mediodía, salió ocho horas más tarde.

El avión que nos esperaba en la pista del aeropuerto de Cancún era un Yak-42, el mismo tipo de avión soviético que se estrelló en 2003 en Turquía matando a las 75 personas de a bordo, entre ellos 62 militares españoles. Alexandra no sabía esta información, sin embargo ella tenía miedo debido a la evidente antigüedad del avión, y también por las planchas que se despegaban del techo, por el estridente ruido del motor, por el olor a keroseno y por el humo que comenzó a salir de bajo nuestros pies apenas despegar, un humo que afortunadamente era del aire acondicionado. Yo intentaba calmarla diciendo:
- Mira, teniendo en cuenta que el avión debe tener unos 30 años y asumiendo que haya hecho un mínimo de 5000km diarios, este debe ser uno de los aviones más seguros del mundo, con unos 55 millones de kilómetros recorridos, la misma distancia que de la tierra a Marte.

Naturalmente mis palabras no calmaron a Alexandra, pero una hora más tarde llegamos sanos y salvos al aeropuerto José Martí de La Habana. A las 11 de la noche recogimos las cuatro grandes maletas y pasamos todos los trámites burocráticos haciendo ver que Alexandra y yo no nos conocíamos. Pero justo después de que Alexandra cruzara la puerta de la salida, el último policía me detuvo y avisó a otro oficial para que inspeccionaran mis dos grandes maletas. Sin perder los nervios situé una de las maletas sobre una de las mesas de la aduana y a continuación me pidieron que la vaciara. Sin saber qué saldría empecé a sacar camisetas y pantalones de chica, bragas, zapatos, perfumes, pastas de dientes y unos cuantos calzoncillos. El policía que iba clasificando y apilando la ropa no paraba de preguntarme incrédulo:
- ¿Qué es todo esto?
- Es ropa para regalar.
- ¿Conoces a alguien en Cuba?
- No. Pensaba darla a los amigos que haga.
Tras comprobar que el contenido del otro maleta era similar al de la primera siguió:
- ¿Sabes que el valor de toda esta ropa en el mercado es de unos 2000CUC (1550 €)?
- No. Quizás me he equivocado trayendo la ropa.
- Evidentemente. Sabes que las tasas de importación son del 100%?
- No lo sabía.
- ¿En cuánto valoras tu mercancía?
- ¿20CUC? - Probé.
- No, al menos 500CUC.
- Yo no pienso pagar 500CUC para luego regalar la ropa...
Finalmente el policía me bajó la tasa de importación hasta 200CUC mientras yo le anunciaba que tenía que pensar si me convenía pagar ese importe o no. No quise arriesgarme a pagar los 200CUC (155 €) sin saber si el hombre que debía recibir la ropa me los abonaría después, así pues permití que la policía de la aduana requisara momentáneamente la mercancía y salí fuera. Enseguida me interceptó el hombre al que debía de entregar las maletas (Alexandra ya lo había hecho 2 horas antes) y le expliqué el problema. El hombre maldijo varias veces y a continuación me entregó 200CUC para que volviera a entrar en la aduana para recuperar las maletas. No salí hasta después de otra hora, pero a partir de ahí la suerte ya nos sonrió: encontramos un taxi económico hacia el centro de la ciudad y una casa hostal de La Habana nos abrió las puertas para alojarnos a las 3 de la madrugada.

06/03/2011:
Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana,+Malecon Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana
Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana,+catedral Cuba,+la+Habana,+catedral Cuba,+la+Habana,+liberación+de+palomas+antes+de+concierto Cuba,+la+Habana,+centro Cuba,+la+Habana,+centro Cuba,+la+Habana
Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana,+indigente Cuba,+la+Habana,+cementerio+de+trenes+en+el+centro Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana,+cerca+de+Capitolio
Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana,+Estadio+Latinoamericano Cuba,+la+Habana     


El primer impacto visual de la Habana son los automóviles, la mayoría modelos americanos de los años 50 con la plancha desgastada o pintados en vivos colores, por los que el tiempo no parece haber pasado. El segundo impacto son los edificios, de una estética hispánica de principios del siglo XX, con numerosas arcadas protegiendo las aceras, todos ellos antiguos y -exceptuando el centro- la mayoría sin arreglar, decadentes o incluso derrumbados. Parecería que hubiésemos viajado en el pasado si no fuera por algunos automóviles más modernos y los edificios ruinosos, para los que era evidente el paso de los años. Sin duda habíamos llegado a un país diferente, que durante mucho tiempo se había mostrado orgulloso defendiendo el comunismo (o socialismo), pero ya no, según nos manifestaron TODAS las personas con las que tuvimos ocasión de conversar.

El hombre a quien dimos la ropa en el aeropuerto explicó a Alexandra que Cuba no sobreviviría sin las divisas que los familiares extra patriados envían desde Estados Unidos. Tampoco el taxista que nos había llevado a la casa hostal parecía demasiado convencido con el sistema político, explicando que los taxistas del gobierno cobraban muy poco, con independencia del trabajo que hicieran. Por eso él prefería trabajar por su cuenta, para ganar más dinero, a pesar de tener que trabajar más duro (unas 6 horas al día dijo).

Aparte del trabajo de taxista, el gobierno cubano también había permitido mínimamente la iniciativa privada dejando que algunas familias pudieran alojar a turistas en sus casas particulares por un precio no inferior a los 15CUC (11,5 €) la habitación. Pero esta nueva política no parecía satisfacer al chico de la casa donde estábamos alojados, manifestando que los jóvenes querían un cambio de gobierno, pero no los viejos que habían luchado por la revolución. Quizás, los cubanos tendrán que esperar una nueva generación, cuando todo el mundo será consciente de los problemas del comunismo y podrán pedir con fuerza el cambio deseado.

Caminando por la Universidad de la Habana que había detrás de la casa donde estábamos alojados, un par de chicos me interceptaron y me explicaron ilusionados algunas anécdotas de la revolución, pero acto seguido manifestaron que era una vergüenza que no tuvieran Internet en la Universidad, ni en todo el país, y que tuvieran que comprar libros caros para hacer las consultas necesarias. Sinceramente, Cuba era el único país visitado durante los 5 años de viaje donde prácticamente no había cibercafés y nos fue imposible conectarnos a Internet, por el precio (6CUC o 4,5 € / hora) y por la pésima velocidad que nos anunciaban. Me sorprendió incluso, que uno de los chicos de la universidad mencionara que con el anterior dictador Batista se vivía mejor.

Otro chico que nos encontramos el segundo día nos confirmó una información que nos había dado el hijo de la familia que nos alojaba: que el salario medio en Cuba era de unos 12CUC o 300 pesos nacionales (9,5 €) al mes. Este chico en concreto cobraba unos 470 pesos nacionales (15 €) al mes trabajando como ingeniero hidráulico. Debido a estos bajos precios no había disciplina en el trabajo, había muchas ausencias laborales y mucha gente decidía dejar de trabajar, porque se ganaba mejor la vida en la calle. Eso sí, con trabajo o sin trabajo, en Cuba todos gozaban de los mismos beneficios: sanidad y educación gratuita y una libreta de racionamiento que proporcionaba gratuitamente algunos productos básicos pero insuficientes para vivir (recientemente habían sacado el jabón y la pasta de dientes de la cartilla de racionamiento). Pero naturalmente, este sistema comunista no se puede aguantar con una productividad tan baja entre los trabajadores y tanta gente sin trabajar disfrutando de los mismos beneficios sociales. Por eso el gobierno cubano había decidido eliminar 10.000 puestos de trabajo no productivos y había decidido aumentar la edad de la jubilación de los 55 a los 60 años en el caso de las mujeres y de los 60 a los 65 años en el caso de los hombres, sin que nadie protestara en la calle, a diferencia de Francia, añadió el muchacho.

De todas formas, mi impresión de estos primeros días era que el problema persistiría, porque era un problema inherente a la ideología comunista que no incentiva el trabajo ni la producción. No creo que sea suficiente con poner pancartas en las calles y carreteras con eslóganes del tipo: ¨Por grandes que sean las dificultades SEGUIREMOS ADELANTE¨ o ¨Para Tener más hay que producir más¨ o ¨Vigilar la revolución es tarea de todos¨. El estado cubano parece cercano al colapso y prueba de ello es la rotura de un mito que yo me había creído hasta antes de llegar a Cuba: que en Cuba no se pasaba hambre.

En Cuba se pasa hambre. Me pareció divertido que un chico sentado frente a un portal con el cartel ¨Comité de defensa de la revolución¨ me pidiera 1CUC porque decía que tenía hambre. Pero menos divertido fue lo que una mujer dijo Alexandra cuando estaba haciendo una foto: ¨Mira, esta chica quiere mostrar en el extranjero el hambre que pasamos en Cuba¨. La mujer de la casa hostal que nos alojaba me había comentado en referencia a las casas que se caen en Habana: ¨¿como las pueden arreglar si no hay dinero ni para comer?¨. Pero lo más sorprendente fue ver indigentes removiendo entre la basura o durmiendo desamparados en las calles, según nos dijeron, porque se habían vendido la cartilla de racionamiento, quizás para comprarse alcohol.

En cualquier caso, contrariamente a lo que está pasando en algunos países árabes, no creo que esté próxima una nueva revolución en Cuba. Uno de los problemas es que en Cuba no hay Internet para redirigir la frustración de los jóvenes, aunque algunas pocas casas tengan antenas parabólicas ilegales (como en Irán) y reciban a escondidas la televisión de Florida. Pero lo que quizás salvará al régimen cubano es el ¨respeto¨ de los derechos humanos. La gente está insatisfecha con la situación económica y la perpetuación de los dirigentes en el poder, pero no está indignada con injusticias flagrantes. Y quizá también lo salvará el opio del pueblo, que en el caso de Cuba es el béisbol, un deporte que levanta pasiones, tal como pudimos comprobar al visitar el estadio Latinoamericano el domingo por la tarde.

Ante la ausencia de ilusiones de cara al futuro, algunos jóvenes intentan adaptarse al sistema y tratan de ganarse la vida tratando de conseguir algunas monedas de los turistas, por ejemplo llevandoles a restaurantes caros o conciertos para luego sacar una comisión. Era algo que desagradaba a Alexandra, añadido a la tristeza que -según decía- el comunismo le causaba, recordándome constantemente que Rumanía era igual en el pasado: tiendas sin productos, colas para comprar alimentos, edificios demacrados y una actitud desmotivada de la gente. Posiblemente sus sentimientos tenían una causa real, pero también era verdad que los dos estábamos un poco nostálgicos y desorientados sobre cómo aprovechar el tiempo que teníamos, porque habíamos dejado nuestros ordenadores portátiles en México y porque no teníamos Internet. El centro de La Habana era diferente, cuidado y limpio, maravillándonos a los dos, aunque éste no aplacó sus quejas: que no le gustaban las islas y menos si eran comunistas.




Trinidad (ver en mapa)

08/03/2011:
Cuba,+Trinidad,+ciesta+en+la+escuela Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad
Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad,+en+una+de+los+típicas+cafeterias Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad
Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad,+chico+mostrandouna+paloma+cazada Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad Cuba,+Trinidad
Cuba,+de+Trinidad+a+Cienfuegos     


Diversa gente en la Habana nos había explicado que en el campo o las provincias se vivía en condiciones mejores y así mismo nos lo pareció de camino hacia el pueblo de Trinidad, a 370 kilómetros de La Habana, cruzando bastantes áreas cultivadas con caña de azúcar o pastoreadas por vacas. También nos habían comentado que antes, después de los primeros años de la revolución se vivía mucho mejor, y durante el viaje pensé que al principio del comunismo, al igual que había pasado en Rusia y China, la sociedad y la gente en general estaban ilusionados con el nuevo sistema económico y la mayoría se esforzaba para producir con eficiencia, pero con el paso del tiempo, cuando la gente se empezó a dar cuenta que la diferencia entre trabajar eficientemente, trabajar con desgana o simplemente no trabajar, era mínima por la falta de estímulos económicos suficientes, la gente dejó de trabajar eficientemente y la economía comenzó a colapsar. El gobierna cubano parecía haberse dado cuenta del fracaso del comunismo y estaba empezando a permitir la iniciativa privada, que por otro lado parecía que hacía tiempo que funcionaba a través de la economía sumergida. Pero en aquellos momentos dudaba que el gobierno estuviera a tiempo de cambiar la situación para evitar el colapso total.

Trinidad es un pueblo muy turístico gracias a sus calles empedradas y las casas coloniales bien cuidadas y pintadas de colores cálidos. En Trinidad se respiraba una relativa prosperidad, sobre todo por los cientos o miles de turistas que visitaban el pueblo cada día, pero también por las múltiples casas que ofrecían deliciosos cafés, zumos de fruta y comidas a precios locales. Según nos explicaron, apenas hacía tres meses, el gobierno había dado permisos a los habitantes de Trinidad (en Habana ya hacía más tiempo) para que pudieran abrir pequeñas cafeterías a través de las ventanas o puertas de sus casas y muchos lo habían hecho. Y aunque ofrecieran los productos a unos precios tan ridículamente económicos que difícilmente conseguirían ganar 30CUC (23 €) mensuales, las perspectivas de ganar el doble del salario normal parecía mantenerlos trabajando felices y soñando en un futuro mejor.

A pesar del bonito pueblo donde nos encontrábamos y la buena música cubana que ocasionalmente podíamos escuchar, y aunque pudiéramos comer algún bocadillo o pizza en estas pequeñas cafeterías, en los restaurantes turísticos los precios de la comida y bebida eran tan caros que nos mantuvieron con el anhelo de llegar a México para hacer una buena comida, y no podíamos evitar de mirar con envidia a los turistas que viajaban por un tiempo acotado y se podían permitir precios desorbitados según nuestro presupuesto.

Igualmente, el transporte para los turistas era muy caro, con el agravante de que los extranjeros no pueden coger los autobuses donde viajan los cubanos. Por ello, para evitar pagar 6CUC (4,5 €) / persona para un trayecto de 80km hasta Cienfuegos, al tercer día en Trinidad salimos bien temprano por la mañana y caminamos hasta la salida del pueblo donde había otros cubanos que estaban esperando algún medio de transporte. Esperamos una hora, pero finalmente se detuvo un coche de los años 40 que nos cargó junto a 9 personas más, por 20 pesos nacionales (0,65 €) por persona, hasta Cienfuegos. A Alexandra no le gustó el trayecto porque -según decía- quedó empapada del olor del tubo de escape, pero yo sí disfruté, sintiéndome por momentos completamente integrado en la cultura cubana.






Cienfuegos (ver en mapa)

10/03/2011:
Cuba,+Cienfuegos Cuba,+Cienfuegos Cuba,+Cienfuegos,+típica+tienda+sin+casi+productos


Cienfuegos es una ciudad que no nos gustó en exceso, aunque yo disfrutara de una buena mañana en la playa de Rancho Luna y aunque fuéramos alojados por una muy buena familia de la que recomendaría su casa a cualquiera que pasara por Cienfuegos ( William & Belkis / tel: (53)(43)511715 / Calle 57 #608 A n.e. e/. 6 y 8 Cienfuegos).

Uno de los dos días que pasamos en Cienfuegos me encontré con un hombre que me dijo: ¨Si el gobierno supiera todo lo que te estoy contando me encontraría con verdaderos problemas¨ y de nuevo, igual que me había pasado en Sudán, me vi obligado a ocultar la identidad del hombre al relatar en mi blog la conversación mantenida con él.

El hombre me explicó que para superar las dificultades económicas que estaba sufriendo el país, el gobierno había decidido traicionar sus ideas comunistas y había liberado muchos oficios, pero el gobierno quería obtener tantos beneficios a través de los impuestos que prácticamente era imposible de subsistir trabajando por cuenta propia. Por ejemplo, las casas que quieren alquilar una habitación a turistas deben pagar al gobierno 200CUC (155 €) más el 50% de sus ingresos, casi lo mismo que paga un autónomo en España, donde las posibilidades de hacer rendir un negocio son infinitamente más elevadas que en Cuba. El hombre pensaba que era una injusticia que el pueblo viviera tan mal y los dirigentes aprovecharan los ingresos generados por los trabajadores para vivir a cuerpo de rey, según había comprobado visualizando algún CD pirata que corría por la calle. Además, consideraba injusto que, ahora que el gobierno empezaba a abrirse hacia el sistema capitalista, los gobernantes y familiares fueran los más aventajados para invertir y convertirse en los empresarios multimillonarios del futuro, igual como había pasado en Rusia y China.

Debido a las dificultades económicas, el hombre de Cienfuegos siguió explicando que la gente estaba esperando medio atemorizada y medio ilusionada la aplicación de unas 80 nuevas leyes aún desconocidas que tenían el objetivo de salvar la economía del país. Se cree que algunas de estas leyes permitirán la propiedad privada, es decir, permitirán que las casas y los automóviles que la gente ya ¨poseía¨ se puedan vender, traspasar a terceros, o dejar en herencia, algo ilegal hasta el momento, por eso en la Habana habíamos observado a unas cuantas personas cargadas con cadenas de oro al cuello, una de las pocas opciones en las que podían invertir el dinero, porque una cosa es clara: tras 50 años de comunismo la gente sigue teniendo el instinto de poseer.

El hombre de Cienfuegos parecía tener las ideas muy claras, pero en mi opinión no podía evitar estar influenciado por los medios de comunicación del gobierno. Después de despotricar del castrismo, el hombre empezó a criticar a Estados Unidos por su política exterior y guerras provocadas y porque tenía encarcelados a 5 cubanos inocentes que Cuba consideraba héroes y terminó afirmando que los atentados del 11S fueron ejecutados por el mismo gobierno de los Estados Unidos, para tener una excusa para invadir Afganistán, una sorprendente opinión que también había escuchado en Oriente Medio hacía un par de años. Lo que no mencionó fue el embargo que mantiene el gobierno de Estados Unidos sobre Cuba, pues me dio la sensación que la mayoría de los Cubanos aceptan que sus problemas no tienen éste origen.

Tras la conversación con el hombre de Cienfuegos estuve convencido más que nunca que las ideas comunistas, por muy humanistas e idealistas, no tienen ninguna posibilidad de aplicarse a la práctica y que cualquier intento siempre generará miseria y sufrimiento. Parecía que los dirigentes cubanos se habían dado cuenta de que debían de empezar a aplicar recetas capitalistas, permitiendo una economía libre y cobrando impuestos (excesivos) sobre los beneficios para reinvertirlos creando un estado del bienestar. Lo que no entendía es que siguieran insistiendo con propaganda que la revolución seguía y que no se había acabado. Seguro que los gobernantes sabían que el pueblo había dejado de amarlos y que querían un cambio profundo. ¿Por qué no asumían su fracaso y no abandonaban el poder para que el pueblo pudiera elegir a sus próximos dirigentes en unas elecciones libres y democráticas? *

* Pensaba que mis impresiones podían estar muy condicionadas por mis ideologías, pero al volver a México nos encontramos con un amigo de Ivette, de ideas anarquistas, con quien coincidimos bastante analizando los problemas que afectaban a la Cuba que los 3 habíamos visitado recientemente.






Habana (ver en mapa)

13/03/2011:
Cuba,+la+Habana,+fuerza+del+agua+en+el+Malecón Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana Cuba,+la+Habana,+Capitolio Cuba,+la+Habana


Llegamos a la Habana con ganas de que pasaran lo más rápidamente posible los dos días que nos faltaban para volver a nuestra querida tierra de México. Seguíamos sin ordenador ni televisión, por lo tanto volvimos a visitar el centro de La Habana, paseando más que nunca y descansando en la sombra de algun porche dejando que las horas pasaran mientras observábamos el movimiento de la gente. Quizá me encontraba anímicamente diferente pero, observando el dinamismo de la población que estaba subiendo al carro del capitalismo e intentaba ganarse la vida con iniciativa y ganas, pensé que quizás Cuba se salvaría del colapso. Al igual que había pasado en Rumanía, la finalización del comunismo sería traumático para buena parte de la población y pasarían momentos difíciles, pero los cubanos parecían trabajadores y emprendedores, y con un poco de suerte y un poco de atrevimiento por parte de sus dirigentes, quizás Cuba sería un país que en el futuro nos volvería a invitar para visitarla.





Mexico



Playa del Carmen, Qr (ver en mapa)

15/03/2011:
Al salir del aeropuerto de Cancún, provenientes de Cuba, ya nos estaba esperando la mujer que nos había dado la ropa para entregar a Cuba. La mujer se alegró de que estuviéramos trayendo las dos cajas de puros habanos que nos habían dado para ella, como complemento al acuerdo que nos había permitido viajar a Cuba pagando sólo 15US $. La mujer nos ofreció de llevarnos hasta el centro de Cancún y durante el camino nos contó que en Fred, el amigo del Ivette que había marchado a Cuba 2 días antes que nosotros, había llegado anticipadamente y que ella le debía la fianza y que nos la daría a nosotros. A Alexandra ya mí también nos debía unos 85US $, pero durante el camino la mujer nos dijo que sólo nos devolvería 75US $ más la fianza de Fred, provocando nuestro rechazo inmediato a sus argumentos. Viendo que no le entregaríamos las dos cajas de 25 cigarros cubanos por el importe que ella consideraba justo, nos hizo bajar del coche en medio de la autovía y se marchó. No entendíamos en absoluto el comportamiento de la mujer, porque pensábamos que los puros eran mucho más valiosos que las tres fianzas que la mujer nos debía, y empezamos a preocuparnos que la mujer no enviara a alguna banda de narcotraficantes detrás de nosotros para recuperarlos. Afortunadamente, al cabo de poco pasó un mini-bus en dirección a Playa del Carmen y acabamos la aventura en casa de Ivette.

Al igual que la anterior vez, Ivette nos recibió y alojó de maravilla. Nos dejó relajarnos en su piso una semana y no le hubiera importado que nos hubiéramos quedado más tiempo. Básicamente, después de la desnutrición de noticias en Cuba debido a la ausencia de Internet, nos estuvimos los primeros días encerrados en casa, conectándonos con el mundo y alimentándonos bien. Después nos empezamos a preocupar de vender los cigarros habanos que la mujer del aeropuerto su nos quiso aceptar y me di cuenta que sería difícil de colocarlos. Estuve a punto de venderlos a una familia de canadienses por la calle, pero cuando estaban a punto de entregarme el dinero comenzaron a asustarse que no estuvieran cometiendo alguna ilegalidad y se fueron repentinamente. Finalmente vendí las dos cajas en un par de las muchas casas de tabaco que había en la calle principal de Playa del Carmen, por 80US $ cada una, ganando 40US $ respecto a lo que nos quería dar a la mujer del aeropuerto, y consecuentemente el billete de avión a Cuba nos había resultado completamente gratuito, nada mal a pesar de las aventuras.

Pero este no fue el único negocio que hicimos en Playa del Carmen. Una de las noches que salimos de fiesta con Ivette y Fred nos encontramos con un amigo del Ivette que trabajaba en un hotel de super-lujo y nos ofreció de ir el Sábado, y a cambio de escuchar durante una hora a un vendedor que nos quería vender 40 semanas de vacaciones (naturalmente no teníamos que decirle que ya llevábamos viajando unas 200 semanas casi sin parar), el amigo del Ivette nos invitó a un delicioso buffet y nos dio dos vales de unos 50US $ para gastar a las tiendas del hotel.

No quise despedirme de México sin hacer una nueva entrevista, a Ivette, para el proyecto tomando el pulso al mundo. Ivette opinaba que el principal problema del mundo es la apatía de la sociedad, que se podría solucionar con la comunicación entre las personas. El principal problema de México es la conformidad y la poca voluntad para mejorar, que provoca el mantenimiento de muchos problemas, como el narcotráfico. La gente se debería de involucrar más, votar en las elecciones, intercambiar más opiniones,... Ivette se considera feliz porque hace lo que le gusta y sería más feliz si siguiera cumpliendo más objetivos, porque éste es el secreto de la felicidad, hacer lo que uno le gusta.



Belize



Sartaneja (ver en mapa)

24/03/2011:
Belice,+Corazal Belice,+Corazal Belice,+Bus+Sartaneja Belice,+Sartaneja Belice,+Sartaneja Belice,+Sartaneja
Belice,+Sartaneja Belice,+Sartaneja,+cenote Belice,+Sartaneja    


Cruzamos la frontera entre México y Belice sin problemas, a diferencia de una pareja de alemanes que viajaban en el mismo autobús, los cuales fueron engañados a la inmigración mexicana y pagaron 40US $ sin que les entregaran ningún recibo. Poco más tarde llegamos a Corazal, el primer gran pueblo de Belice, un pequeño país de poco más de 300.000 habitantes, asentado en el Caribe entre México y Guatemala. Belice había sido una colonia del Reino Unido y por este motivo el inglés es el idioma oficial, aunque mucha gente habla español y criollo, una mezcla de inglés, español y algunas lenguas africanas, porque en Belice hay muchos descendientes de los esclavos negros, manteniendo una cultura muy africana: por la calle y el autobús se escuchaba música de ritmos africanos o música negra norteamericana, muchos mulatos tenían el cabello enredado estilo rasta y parecían fumados de marihuana, muchos otros chicos vestían con pantalones anchos y caídos al estilo rap, ... De todos modos, las tiendas de comestibles y hostales eran regentados en su mayoría por asiáticos (algo bastante común también en África) que ofrecían los productos a precios bastante elevados, motivo por el cuan en el autobús proveniente de México había muchos beliceños cargados con bolsas de comida. Muchas casas de Corazal estaban construidas de madera, algunas de ellas elevadas del suelo para evitar la humedad, pero la mayoría eran de obra, debido a los numerosos huracanes que han afectado la costa de Belice. También me llamó la atención las muchas casas que tenían ropa en los balcones, extendida ante las calles polvorientas.

Dormimos en un buen y caro hostal en Corazal y al día siguiente tomamos un par de autobuses hacia Sartaneja, un pequeño poblado perdido en el Norte-Este de Belice que nos habían recomendado visitar, básicamente porque había un hostal regentado por una pareja de Suiza y Canadá que ofrecía buena acomodación a precios muy económicos. Durante el trayecto en autobús nos extrañó de ver a muchos hombres y mujeres de piel blanca vistiendo similares a los europeos de hacía dos siglos. Parecían amish, y efectivamente, eran menonitas (similares a los amish que visitamos en Estados Unidos). En el autobús había un salvadoreño muy simpático amigo de un menonita con quien comenzó a bromear, explicando que el menonita tenía una amante beliceña pero que los Menonita no permitían a los beliceños de acercarse a sus mujeres. Después, me explicaron que la mayoría de los menonitas en Belice provenían de México y Canadá, y originalmente Europa, conservando el alemán como idioma de la comunidad. Después, varios beliceños en el autobús manifestaron que los menonitas eran buenos vecinos y que básicamente eran muy pacíficos, pero también intuí que tampoco eran aceptados del todo, debido a su aislamiento voluntario.

Sartaneja resultó ser un lugar muy tranquilo, increíblemente tranquilo. El segundo día me encontré un canadiense frente al muelle y me dijo ´Sartaneja es el mejor lugar de Belice´, le miré intrigado y añadió ´¿Te has fijado que las casas no tienen barrotes?, Se vive tranquilo y en paz aquí, además el agua del mar y las calles son limpias´. Sí, Sartaneja era encantador por la calma que se respiraba, pero no demasiado más. No tenía playa, aunque nadé un par de días en el muelle donde había ancladas unas pocas barcas de vela y otro día me zambullí en un pequeño cenote o lago rodeado de manglares donde en teoría había algún cocodrilo. Por otro lado, el hostal donde nos alojamos también ayudaba a incrementar el atractivo del pueblo, básicamente por el buen ambiente y los buenos amigos que hicimos.

Belice es el país de centro América con menos densidad de población, no es de extrañar pues que haya bastante tierra puesta a la venta y bastantes extranjeros dispuestos a comprarla. En el hostal de Sartaneja habías varios jóvenes con mentalidad ecológica que tenían el sueño de tener una granja biológica, cultivando vegetales y cuidando algunos animales, como gallinas o cabras. Me lo callé para mí, pero me pareció irónico que para cumplir sus sueños ecológicos, estos chicos tuvieran que comprar unas cuantas hectáreas de selva virgen o de bosques, los cuales tenían que talar para luego cultivar. Incluso había un australiano que había planeado ocupar un lugar remoto de un parque natural en su país para iniciar su granja biológica. Pensé que esta ironía ecológica se debía a un problema mucho más grave: la superpoblación. Actualmente somos casi 7000 millones de personas viviendo en el planeta tierra y, si todo el mundo quisiera comer productos biológicos, posiblemente no habría suficiente terreno cultivable en el mundo y se debería de talar mucha más selva. Porque la cultura biológica pudiera nutrir a toda la población, antes deberíamos de reducir el número de personas en el planeta o cambiar drásticamente nuestra dieta (básicamente convertirnos en vegetarianos). Mientras eso no ocurra, seguramente la mejor política sea buscar el máximo rendimiento de la tierra disponible, aunque sea a costa de utilizar transgénicos, fertilizantes e insecticidas.




Cayo (ver en mapa)

26/03/2011:
Belice,+riber+close+to+Cayo Belice,+riber+close+to+Cayo Belice,+Bus+to+Cayo+ Belice,+Bus+to+Cayo+ Belice,+Bus+to+Cayo,+american+friends Belice,+riber+close+to+Cayo


A excepción de nuestra estancia en Sartaneja, todos los viajeros que nos encontrábamos nos comentaban que Belice era bastante caro en comparación a México o Guatemala, sobre todo las visitas arqueológicas o actividades turísticas en general. Fue por ello, a pesar de nos lo hubieran recomendado, que descartamos la visita a las islas caribeñas de Belice y nos dirigimos directamente a Cayo - Santo Ignacio, un destino turístico en el interior del país, cercano a la frontera con Guatemala.

Llegamos con los típicos autobuses beliceños junto con tres americanos que tenían intención de comprar un terreno cerca de Cayo, o más al sur, para crear un hostal con granja ecológica. Los americanos querían alquilar un coche en Cayo y nosotros nos habíamos animado de compartir los costes con ellos y visitar juntos varias atracciones turísticas de la zona. Pero a la hora de la verdad, el alquiler del coche era mucho más caro de lo que pensábamos y sólo visité, con otros chicos del hostal donde nos alojábamos, un bonito tramo de un río donde nos bañamos. El resto del día y medio no hicimos casi nada, aparte de conversar con otros viajeros y conectarnos a Internet. Así pues, teniendo en cuenta que el hotel no era excesivamente económico, que la mayoría de actividades turísticas eran extremadamente caras y que prácticamente no estábamos en contacto con la cultura beliceña, al final decidimos dar por terminada nuestra semana en Belice y entrar a Guatemala.





Guatemala



Flores (ver en mapa)

28/03/2011:
Guatemala,+Tikal Guatemala,+Tikal Guatemala,+Tikal Guatemala,+Tikal Guatemala,+Tikal
Guatemala,+Tikal Guatemala,+Tikal Guatemala,+Tikal Guatemala,+Tikal Guatemala,+Tikal
Guatemala,+Flores Guatemala,+Flores Guatemala,+Flores Guatemala,+Flores Guatemala,+Flores Guatemala,+Flores
Guatemala,+Tikal     


La mujer de la frontera de Guatemala me dijo:
- Tienes que pagar 12Quetzals (2 €)
Yo no sabía si esta tasa era oficial o no, pero ya teníamos demasiada experiencia cruzando fronteras en el mundo y manifesté:
- No sabía que hubiera esta tasa de entrada, me darás un recibo?
La mujer policía reaccionó rápido y exclamó:
- Si quieres un recibo tendrás que ir a pagar la tasa al banco en el centro del pueblo.
Yo me quedé pensativo un instante y seguí:
- No entiendo porque no me puedes dar un recibo...
Pero la policía me interrumpió enojada y dijo:
- No insistas! No tendrás que pagar nada.
Después avisé a dos finlandeses que viajaban en el mismo autobús que nosotros que no debían de pagar los 20Q y según me contaron después, la mujer policía estuvo maldiciendo al español un buen rato.

De la frontera tomamos un autobús local hasta Flores, un bonito pueblo asentado en una península del lago Peten Itza. Quizás Flores se merecía un día de visita, pero el motivo principal de nuestra estancia en el pueblo fue su proximidad a las ruinas mayas de Tikal, de 2000 años de antigüedad, las cuales visité al día siguiente de llegar a Guatemala. Tomé un minibús turístico en las 5 de la mañana, para llegar a Tikal a la hora de apertura, a las 6, y fue un buen acierto, porque fue fantástico caminar por la selva rodeado por ruidos misteriosos hasta los templos solitarios, que se elevaban altivos entre el paisaje verde. Durante las 3 primeras horas que pasé caminando entre los diversos templos y subiendo las empinadas escaleras hasta la cima de algunos, me convencí de que estas eran las mejores ruinas mayas visitadas hasta el momento, mejores que las de Palenque. Pero un par de horas más tarde, cuando el sol empezó a aturdir y los caminos y templos se llenaron con grandes grupos de turistas, Tikal perdió buena parte de su encanto y decidí volver a Flores, aunque todavía me faltaran algunos rincones para explorar.




Coban (ver en mapa)

30/03/2011:
Guatemala,+Ferry+to+Coban Guatemala,+Coban Guatemala,+Coban Guatemala,+Coban Guatemala,+Coban


La ciudad de Coban se encontraba a medio camino de las siguientes atracciones turísticas más al sur de Guatemala, y la habíamos escogido como punto de descanso o parada técnica, aunque el conductor del autobús nos advirtió que la ciudad podía ser muy peligrosa. Coban se encontraba fuera de la ruta turística, pero por suerte un alemán que trabajaba de voluntario en Coban nos ofreció de alojarnos a través de Couchsurfing. Pensamos que sería una muy buena manera para interactuar con gente que conociera la realidad de Guatemala pero las dos tardes que estuvimos con Herman, éste estaba demasiado cansado de su trabajo y prefería relajarse con sus amigos guatemaltecos fumando marihuana. Los amigos de Herman eran simpáticos, pero demasiado jóvenes y con demasiadas ganas de recrearse como para mantener alguna conversación profunda. Sin embargo, durante una conversación casual, uno de los chicos manifestó que era hijo de farmacéutico y que hacía poco tiempo unos atracadores habían robado dos veces la farmacia de su padre. La gente sabía quiénes eran los atracadores, los cuales habían efectuado varios robos, y entre los diversos dependientes de las tiendas del barrio contrataron a dos sicarios para que mataran a los ladrones. Al preguntarle cuánto cobraba un sicario en Guatemala, el chico me dijo que la recolecta que se hizo en el barrio sólo era de 50Quetzals (5euros) por tienda, porque un sicario cobra muy poco, sólo unos 100 dólares por encargo. También conversamos un poco con Kata, otra alemana que trabajaba con en Herman, quien nos explicó un poco el trabajo que hacían, educando a niños hijos de recogedores de basura, que vivían rebuscando y viviendo sobre el vertedero de la ciudad.





‹ Anterior (01/02/2011)  MES   Siguiente (2011-04-02)›                     ‹ Anterior (2011-01-23 - Mexico)  PAIS   Siguiente (2011-03-15 - Mexico)›

Documento sin título

 

Cómo vivir feliz sin libre albedríoDescargaros gratuitamente mi nuevo libro "Cómo vivir feliz sin libre albedrío" desde mi página web librealbedrio.info o visualizad este entretenido video de introducción: youtu.be/qZHnjjiivs0.